Muchos de los centros Lares carecen de material básico como mascarillas o guantes y no cuentan con EPIS para poder realizar su trabajo

lares exige

LARES, engloba más de 1.000 residencias de mayores, personas en situación de discapa- cidad o en riesgo de exclusión. Contamos con 54.000 residentes en toda España y más de 35.000 profesionales que los atienden cada día.

Muchas de las residencias Lares sufren falta de material de protección básico para rea- lizar su trabajo correctamente y no cuentan con EPIS para atender a las personas.

Los trabajadores y trabajadoras Lares se encuentran en la primera línea de lucha con- tra el virus y desarrollan un trabajo excepcional con la población más vulnerable en esta crisis. Será imposible sustituir a todas las personas infectadas, aisladas por prevención, bajas por depresión y agotamiento, o ausencias del trabajo por miedo.

Es urgente que las Autoridades de Salud Pública, hagan llegar todo el material necesario de forma inmediata, especialmente, los equipos de protección y prevención para contro- lar la expansión del virus dentro del centro y proteger a los profesionales.

Lares exige que se materialice una compra centralizada y la recepción de equipos indi- viduales de protección por un importe mínimo de 100 millones de €. Si no se hace es porque, para alguien, hay cosas más importantes que la vida de las personas. Es funda- mental que se realicen los cambios normativos necesarios para garantizar la atención de las personas en situación de dependencia y discapacidad.

La Administración tiene que valorar hacerse cargo de la gestión de los cuidados cuando los centros residenciales no tienen personal sanitario, infraestructura o tamaño adecuado para aislar, equipos de protección individual o materiales necesarios, y cuando el número de bajas y ausencias laborales supere el 25%.

Desde Lares estimamos que los Centros Residenciales necesitarán una vía de ayuda de financiación extraordinaria de 154 millones de € para soportar el incremento de Costes de Atención, derivados de la crisis. Jamás se puede utilizar el criterio de la edad, como forma de decidir si se atiende o no a una persona en un hospital. Somos las víctimas, no el problema.

NO SE OLVIDEN DE NOSOTROS. NO NOS HAGAN INVISIBLES.


Contacto: Raquel A. Andreu / 646748966 

f r       f r       t r       in r